¿ES ESTO EL FUTURO DE LA ALIMENTACIÓN?

“Es difícil hacer que alguien entienda algo cuando su sueldo depende de no entenderlo” – Upton Sinclair

¿Es esto el futuro de la alimentación?

Hace un par de semanas fui invitado a una charla impartida por el Doctor Julián Álvarez, el cual tiene un currículum ejemplar: ha preparado a deportistas de alto rendimiento a nivel Olímpico, ciclistas, triatletas…ha sido profesor en la Universidad de Alicante, ha colaborado escribiendo libros de fisiología del ejercicio, es uno de los fundadores de la Asociación Española de Medicina Deportiva y Educación Física y un largo etcétera.

Parece todo un ejemplo a seguir, pero desde el 2006 hay algo que, en mi opinión, mancha su ejemplar currículum, desde ese año es parte del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife.

¿Y que tiene esto de malo?

A priori Herbalife puede parecer una simple empresa más de suplementación dietética o deportiva, similar a HSN o Myprotein por citar algunas de las más reconocidas, es más tiene incluso embajadores de más renombre:

Lo que podría hacer pensar que son lo mejor de lo mejor, pero realmente ¿alguien es tan necio de pensar que realmente CR7 obtiene su alto rendimiento gracias a estos suplementos?

Hasta aquí todo parece ser correcto, una empresa de suplementación más que contrata a superestrellas para vender sus productos.

El problema viene con su modelo de negocio, con lo que intentan abarcar y el cómo, pues sus intenciones no son ser una simple empresa de suplementación más, intentan ser la alimentación del futuro, “alimentación inteligente” lo llaman.

El cómo

Sus distribuidores no son más que críos con ganas de ganar algo de dinero creyendo que ayudan a los demás o adultos jóvenes que lo ven como una oportunidad de negocio, ambos no necesitan tener cualificación alguna ni siquiera en el ámbito sanitario, puedes ser un estudiante, un mecánico, un ingeniero, un arquitecto, un jubilado…da igual con solo pagar unos 60 pavos que cuesta el kit de iniciación puedes ponerte a dar consejos de salud y vender productos a tus clientes a diestro y siniestro.

Los clientes

Los clientes de Herbalife son personas desesperadas con perder peso (o peor con problemas de salud) o amantes de la vida saludable, ambos creen haber encontrado la solución a todos sus problemas, encima de una forma fácil y rápida (si estáis leyendo estas líneas un consejo, todo aquello que se muestre como fácil y que ofrezca grandes beneficios a corto plazo es casi con total seguridad una estafa descomunal y no solo hablo de nutrición).

En el primer caso intentar engañar a personas que lo han pasado o lo están pasando mal por su condición física no es para jugar con ellos a vender batiditos, es una gran responsabilidad y no se debería de hacer sin conocimiento, sin cualificación, sin estar actualizados.

En el segundo caso han sido engañados por otra empresa más al encontrarse un nicho tan numeroso y rentable como lo es ahora mismo, nada nuevo.

¿Los beneficios? Esquema piramidal

Una de las grandes críticas a su modelo de negocio es la forma que tienen de obtener beneficios.

Los distribuidores de Herbalife no ganan dinero gracias a las comisiones por venta de productos, esto es algo mínimo, cuando verdaderamente empiezan a ganar es cuando “reclutan” a más personas y empiezan a ganar por las comisiones de venta de cada una de las personas que están por debajo suya, así ganan siempre los de arriba y los de abajo se quedan con las migajas.

Las denuncias por supuesta estafa piramidal se han dado en todo el mundo, y por más que quieran decir lo contrario yo lo he vivido, te invitan te buscan te atraen de mil formas para que piques, sinceramente como persona se la sudas, quieren que entres, te coloques un escalón por debajo suya y les generes ingresos como su referido.

En este breve vídeo compartido por Sergio Espinar lo tenéis explicado:

La salvación está en el conocimiento

Hoy día gracias a internet es cierto que tenemos a grandes mentes pensantes en el ámbito nutricional que no son necesariamente dietistas o nutricionistas, ni siquiera pertenecen al ámbito sanitario, ahí tenemos a Marcos Vázquez (ingeniero) o Luis Jiménez (químico) y nadie pone en duda que sus blogs son de lo mejorcito de habla hispana en el ámbito nutricional.

Son personas que aportan información de gran calidad y reafirman sus hipótesis y opiniones con una bibliografía muy extensa en base a numerosos artículos científicos de gran calidad.

En cambio, en Herbalife te dan cursos (también asistí a uno) en donde te los da tu propio promotor que es otro que tal baila que no tienen evidencia ni certificación ninguno, si les comienzas a debatir un poco se pierden y se cierran a lo que pone en la diapositiva (vamos que no tienen ni idea de nutrición).

Recapitulemos un momento

Estamos ante una empresa que por medio de personas no cualificadas y cuya preparación es nefasta se dedican a dar consejos de salud y recomendar suplementos de Herbalife con el objetivo de mejorar tu salud y a todo ello lo denominan “nutrición inteligente”, precisamente inteligencia es lo que falta.

Porque hay que tener muy pocas luces o ser muy capullo para coger a una persona con problemas metabólicos sin cualificación ninguna y dedicarse a repetir como un papagayo lo que otro papagayo te ha enseñado a partir de las diapositivas dadas por el papagayo líder.

Y claro ante tal situación pues…

Los problemas llegan

El Ministerio de Sanidad de España, recomienda que se tomen precauciones al consumir productos de la marca Herbalife, y desaconseja la adquisición de estos productos por canales alternativos que no ofrezcan garantías en cuanto a la procedencia del producto y el control de su proceso de fabricación, pues comprar productos por Internet, correo ordinario o directamente de particulares puede suponer un riesgo.”

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ha postulado una hipótesis metabólico-nutricional que podría explicar los daños hepáticos observados, no relacionados con el consumo de un producto concreto, sino más bien asociados a un determinado tipo de hábitos de consumo de algunos de estos productos, por lo que recomiendan que en este tipo de productos se incluya un aviso sobre posibles riesgos para la salud asociados a las pérdidas muy aceleradas de peso.”

El hábito, ese gran desconocido

Apoyándome en el informe de la AESAN citado me gustaría destacar esto: “[…] más bien asociados a un determinado tipo de hábitos de consumo de algunos de estos productos […]”

Y es que los de Herbalife no se limitan a venderte sus productos, sino que promueven todo un estilo de vida basado en sus productos, en el hábito está el error, está el peligro, está el daño.

Porque un batido o unas hierbas dentro de una alimentación saludable no te hacen nada (ni para bien ni para mal), el problema es terminar basando tu alimentación más en sus productos que en la propia comida real… ¡y esto ocurre!

Lo que viví en la charla

No sé muy bien por dónde empezar, para resumiros una frase del amigo con el que fui:

“Me sentía desplazado”

Nunca había estado tan cerca de lo que podría considerarse secta.

Todo el mundo se daba la mano, se abrazaba, parecían ser muy amigos, fotos, risas…vinieron un par a saludarnos y recibirnos, muy amables y atentos también hay que decirlo (¿pero con qué objetivo? Pronto lo sabréis si no lo habéis deducido ya). Todos con sus maletines/mochilas con el logo de Herbalife, sus coches con pegatinas de Herbalife, incluso algunos hooligans con camiseta y todo, ¡vivan los batidos!

Daba comienzo la charla, que en realidad eran dos, una básica primero y posteriormente después de un descanso una más avanzada.

En ambas ocasiones los presentadores anunciaron al ponente (Julián Álvarez) como profesor de filosofía, la primera vez me quede un poco rayado pero no le di más vueltas.

A la segunda vez cuando lo volví a escuchar me preguntaba si no sabrían pronunciar fisiología (igual no saben ni lo que es) que es lo que supongo pretendían decir, pero bueno un error lo tiene cualquiera, mucho público, los nervios jiji jaja ¡no pasa nada no pensemos mal!

Anécdotas a parte la charla en sí he de decir que fue bastante buena, Julián aportaba numerosos estudios científicos sobre todo lo que decía, es más en ningún momento incitó al consumo de productos de Herbalife más que al final haciendo alusión al consumo de algún suplemento para los deportistas de alto rendimiento.

Juzguen ustedes mismos esta es una de sus diapositivas:

Pero lo que ocurría a nuestro alrededor durante la charla nos dejaba perplejos. En primer lugar, desde que entramos vimos que (ojo a la estadística) el 90% de los asistentes llevaban su shaker de Herbalife con el cual se fueron haciendo su batido sustitutivo de comida con 114 nutrientes para desayunar.

¿Acaso una pieza de fruta, un yogurt natural y unos frutos secos tienen 114 nutrientes? Jaque mate real fooders 😉

Era increíble ver como hasta en el descanso veías a la gente en el cuarto de baño rellenando sus shakers con agua, quien ya se lo había bebido se dedicaba a consumir los “snacks saludables” de Herbalife, me pareció ver a una persona comiéndose una manzana, pero podía haber sido un espejismo, a día de hoy no estoy seguro si esa gente tiene permitido comer fruta.

He de reconocer que yo también fui uno de ellos, con el objetivo de integrarme me comí uno de sus snacks saludables que daban como muestra gratuita a la entrada.

Durante el descanso también vino al que denominaba “líder supremo” un hombre trajeado que parecía ser un pez gordo. Nos vino a preguntar qué tal la charla, le dije de forma sincera que en contenido genial.

Posteriormente llegó el objetivo de tanta amabilidad e interés, intentó reclutarnos diciéndonos que luego tendríamos una charla privada con Julián Álvarez solo con miembros de Herbalife con el objetivo de enseñarnos a vender los productos de Herbalife (verídico), todo ello sin preguntarnos formación alguna, tan solo nos dijo que necesitábamos 63€ para obtener el kit de iniciación.

Cuando le dijimos que éramos sanitarios (enfermeros) le pareció genial, pero le llegamos a decir que somos de bellas artes y le hubiese parecido también genial, se la sudas como persona.

La segunda charla también bastante aceptable en contenido, Julián abogaba por dietas con menor cantidad de carbohidratos, sin azúcares libres, hablando en numerosas ocasiones de comida real, de que no pasaba nada por comer varios huevos al día, que el colesterol es necesario y no es tan importante como hasta ahora nos han hecho creer.

Hablaba de entrenar, de moverse, de que las calorías no lo son todo (vaya incluso saco estudios de Gary Taubes).

Y tan solo al final nombró a los suplementos, pero como una herramienta, como lo que son, un extra para gente que está al límite y de lo que pueden obtener un ligero beneficio.

Pero de nuevo mirábamos alrededor y flipábamos, tras acabarse los batidos todo parecía normalizarse incluso iluso de mí llegué a decir: “menos mal, por lo menos ahora van a beber agua”, cuando de repente veo que a esa solitaria e insana botella de agua le echaban más polvitos.

Busqué en internet e intuyo que se trataría de esto:

Posteriormente a las 12:25 hora peninsular se produjo un suceso único. Fui avisado por mi amigo para que mirase a la señora que estaba sentada a su lado, había sacado una especie de cajita con compartimentos, cada uno de ellos con diferentes pastillas y empezó a coger varias y zampárselas.

Mire hacia el otro lado para evitar dicho acto que me causaba al mismo tiempo risa y preocupación, ¿podré revertir el llevar 22 años sin tomar esas pastillas? ¿Tendré remedio? ¿Cómo he llegado hasta aquí? Debo de ser lo más parecido a mi antiguo personaje del wow, un no-muerto raquítico y desnutrido, ¡necesito esas píldoras mágicas! Para mi sorpresa al otro lado la gran mayoría de los asistentes realizaban la misma acción todos al unísono, varias pastillitas con un trago de agu…concentrado de hierbas.

Mierda, y yo había desayunado cacao con leche, un yogurt natural y unos frutos secos, ¿me pasará algo? Igual es que todos están enfermos y necesitan esas pastillas, ¿lo estaré yo también? Menos mal que me tomé el snack saludable de Herbalife, seguro -pensé para tranquilizarme- que algo habré compensado.

Nutrición inteligente

Era triste ver como ante información dada por el ponente los asistentes la transformaban e interpretaban con el objetivo de seguir consumiendo esos productos.

Tirarse toda la mañana consumiendo productos artificiales quejándose de los productos procesados es nutrición inteligente, con dos cojones.

Que el ponente hable de lo malos que son los  azúcares añadidos, y asentir mientras te tomas un batido que casi el 50% es azúcar y con una lista de ingredientes interminable:

Que vuestro té tenga en mayor cantidad azúcar:

De 1,7 g de producto 1,4 g son carbohidratos intuyo que en forma de azúcar, es decir, estáis bebiendo agua con azúcar tintada.

Pero dejémonos de nutricionismo, que el azúcar añadido no es el único problema, al menos no el principal.

La verdadera nutrición inteligente

Se basa en el hábito, en el estilo de vida, hemos llegado hasta donde estamos hoy día comiendo COMIDA, lo inteligente es hacer las acciones para las que nuestro organismo está programado desde hace miles de años.

No nos flipemos y creamos que el futuro ya está aquí y se basa en consumir polvos, porque no es así. El futuro puede pasar por hacer la producción más sostenible y repartida a nivel mundial, pero dudo mucho que de aquí a pocos años necesitemos suplementar nuestra dieta porque la COMIDA no suple nuestras necesidades diarias.

Utilicemos la tecnología para suplir carencias, para aportar un extra, un plus cuando sea necesario, pero basémonos en el sentido común, no nos creamos mejores que la Naturaleza, porque no lo somos, ni lo seremos jamás.

Rizamos el rizo cuando quien actúa por instinto, de forma natural, siempre nos llevará un paso de ventaja, nosotros nos dedicaremos a hacer copias artificiales lo más similares posible pero nunca lo igualaremos.

No sé cómo será la alimentación del futuro, lo que sí sé es como no quiero que acabe y hacia donde quiero que se dirija:

No quiero que acabemos como se nos muestra en la película de Wall-E, aunque actualmente vamos por ese camino, cualquier día podemos girar, con una pequeña acción ya habremos comenzado a torcer el volante.

Y ojalá cuando giremos empecemos a tomar el camino de la educación, del interés, darle a la alimentación la importancia que necesita. Que aprendamos a que no nos timen con leches enriquecidas, productos light, batidos a base de azúcar, o concentrados de té con un 90% de azúcar.

No va a ser fácil porque no existe un único culpable, debemos de responsabilizarnos de nuestros actos pero en base a información real y políticas que nos apoyen.

Pero chicos quien os diga que algo es fácil y rápido, os miente.

Crear un hábito saludable es jodido, y mantenerlo ni os cuento y más en esta selva donde la nutrición mueve tantos millones.

Pero habrá gente que no se canse de luchar, gente como Carlos Ríos, Juan Revenga, Julio Basulto, Aitor Sánchez, Victor Reyes, Marcos Vázquez, Sergio Peinado, Sergio Espinar, Lucía Martínez, Luis Jiménez, Josemi Del Castillo, Miguel A. Larueña y muchos muchos más.

Por destacar algunos que también vienen pegando fuerte nombraría a Dani de daniscience o a Sergio Vázquez de bacterianutritiva.

Mi consejo

Si tienes un problema de salud ponte en manos de aquél que ame lo que hace, que lo ponga en práctica (aunque no relaciones físico con conocimiento), que se actualice, que lea, que acepte críticas, que cambie, que sea amable y que te comprenda y que nunca intente venderte productos como necesarios o milagrosos, porque no hay un alimento mágico ni imprescindible (excepto la leche materna durante los primeros meses de vida).

¿Difícil de encontrar? Acabo de dejarte una buena un poco más arriba 😉

Nos queda mucho por aprender en este ámbito, démosle voz a aquellos que han escogido el camino correcto, que no van a venderte sus productos o esquemas milagro, porque en el cuerpo humano no los hay, ante todo humildad.

Por mi parte me seguiré esforzando porque te intereses por el cuidado del lugar donde vas a vivir hasta que te mueras, tú cuerpo, y aconsejarte sobre estilos de vida saludable.


Y tú, ¿qué opinión tienes al respecto? ¿Cómo piensas que será la alimentación del futuro? Deja un comentario aquí abajo!.

Yo también comencé a hacer deporte después de ser bastante sedentario. Pero tras años sin cambios me di cuenta de que en este mundo existían muchas distracciones, así que decidí empezar a investigar por mi cuenta para aprender a focalizarme en lo importante.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete y recibe gratis mi guía para convertirte en un superhéroe, además de contenido exclusivo.

√ Entrenamiento

√ Dieta

√ Hábitos

De los superhéroes, centrado en los principios.

NADA DE SPAM

¡Muchas gracias por suscribirte!

Pero aún te queda un paso más, debes confirmar tu correo a traves del email que te acabamos de enviar.

¡Opina sobre este tema!

Sígueme en Feedly