Pablo escobar azúcar

TODO SOBRE EL AZÚCAR: PARTE II, EL CARTEL DEL AZÚCAR

”El azúcar mata, la sal mata, las motocicletas matan como un berraco, los automóviles matan, los aviones matan, el whisky mata, el cigarrillo mata, la marihuana, la cripa (cannabis transgénico) mata, la cocaína mata… hay que legalizarla y se acaba un problema muy grande”.- Jhon Jairo Velásquez Vásquez sicario de Pablo Escobar

TODO SOBRE EL AZÚCAR: PARTE II, EL CARTEL DEL AZÚCAR

Si os interesa el tema del azúcar os recomiendo que leáis también mi primera entrada de esta serie dedicada a este polvo blanco.

El azúcar es esa sustancia que cada vez más y más personas consumen a nivel global pese a los claros problemas de salud asociados, pero eso a las personas que la fabrican no les importa, ganan mucho dinero al año gracias a ella.

Seguro que has leído o escuchado algo acerca de la posible adicción al azúcar, incluso habrás escuchado algo sobre que el azúcar genera mayor adicción que la cocaína, pero ¿qué hay de cierto en todo esto?

Como siempre dejémonos de oídas y centrémonos en lo que dice la science.

¿Causa adicción el azúcar?

A unos más y a otros menos, pero en general a todos nos atrae el sabor dulce, es algo que no podemos remediar y de lo que se aprovechan las grandes industrias alimentarias del mundo. Pero ¿por qué?

¿Por qué hay gustos en los que todos los seres humanos coincidimos?

En estos casos hay que adentrarse en el mundo de la fisiología, que explica la mayor parte de los comportamientos del ser humano.

En esa parte irracional, primitiva, la cual compone la parte más antigua de nuestro cerebro se encuentra lo que se llama “mecanismo de recompensa”, que no es más que otra de las muchas cascadas bioquímicas de nuestro organismo.

Ese mecanismo de recompensa es el eje sobre el cuál se sustentan la adicción a las drogas, y parece ser que también podemos incluir al azúcar como desencadenante de esta cascada.

Y, ¿por qué nuestro organismo nos recompensa al sabor dulce?

La recompensa de satisfacción que obtenemos con el sabor dulce es una simple adaptación evolutiva que nos mueve a buscar alimentos ricos en azúcar. Esto a nuestros antepasados les habría ayudado a incrementar las probabilidades de supervivencia, con un alimento calórico, que proporciona energía de forma rápida y evita que se use la grasa como sustrato energético teniendo así más reservas energéticas.

Porque, aunque hoy nos parezca un estorbo, la acumulación de grasa ha sido la condena que hemos tenido que pagar para evolucionar como mamíferos.

Ya que antiguamente los individuos que tuvieran unas mayores reservas energéticas en forma de grasa serían los que más soportarían largos periodos de hambruna, esto les suponía una ventaja sobre el resto de individuos en un entorno en el que la comida no se encontraba en la cocina.

Cómo funciona nuestro cerebro

Cerebro homer

Hay que tener en cuenta que, el ser humano, al igual que el resto de organismos vivos, se mueve gracias a las recompensas que obtiene al lograr objetivos, son nuestra principal motivación, ¿harías algo que no te gusta y de lo cual no obtuvieses recompensa placentera alguna?

Quizá hoy día hay situaciones en las que sí, pero no nos hacen felices, nuestro sistema límbico, el más primitivo, es el encargado de recompensarnos cuando realizamos las acciones más simples, necesarias y primitivas.

Así es como funciona nuestro cerebro, su principal función es la supervivencia ante lo que ve beneficioso para la supervivencia del organismo que controla le premia.

Pero cuando una persona es obesa su probabilidad de supervivencia deja de ser mayor y empieza a disminuir, ¿por qué el cerebro sigue recompensando ese hábito? ¿Puede producirse una adicción a esos mecanismos de recompensa como ocurre con otras drogas?

Existen bastantes similitudes entre el proceso de extracción y refinamiento del azúcar y de la cocaína o el opio y aquí es donde puede producirse esa posible adicción al azúcar.

Durante toda la historia de la humanidad el ser humano solo ha tenido acceso al azúcar por medio de frutas y ciertos vegetales, y como ya hemo visto viene acompañada de fibra, antioxidantes y demás sustancias que retrasan e impiden la absorción de la misma.

Recordemos que bajos niveles de fructosa son fácilmente tolerables por el organismo, siendo transformada principalmente en glucosa y lactato, muy poca o ninguna es convertida en grasa causando graves problemas de salud.

Por entenderlo de otra manera, nuestro organismo está adaptado a unos alimentos que contienen X nutrientes en Y cantidades, siendo capaces de metabolizar dichas cantidades sin problema alguno, pero superado ese umbral empieza a tomar rutas metabólicas que nos evitan la toxicidad instantánea pero que poco a poco nos van intoxicando a largo plazo.

¿Actúa entonces el azúcar como una droga?

A nivel neurológico tiene bastantes similitudes, se ha visto que se producen los mismos cambios sobre los mismos receptores de la cocaína (estudio) y una reducción de otros (en el núcleo accumbens) que puede suponer tolerancia.

En modelos animales está ya demostrado que el azúcar causa una adicción muy similar a la de otras drogas, llegando incluso a preferirla frente a la cocaína.

Pero no olvidemos que no somos ratas en laboratorios en condiciones controladas, somos humanos en una sociedad en condiciones no controladas.

En humanos de momento es solo una hipótesis, pero de momento las similitudes sobre los neurotransmisores (sustancias que reciben información en nuestro cerebro y la comunican al resto del cuerpo) nos conducen hacia la afirmación de que la adicción existe, falta por ver si es igual de potente que con otras drogas y comprobar los posibles síntomas y su gravedad.

Pero no hacen falta estudios para saber que hay ciertas personas que no pueden vivir sin azúcar, ya sea por:

  • Sabor (todo les sabe mal si no tiene grandes cantidades de azúcar)
  • por la necesidad placentera (se sienten mal sin saber muy bien por qué y solo comer esa galleta, bollo, refresco, les alivia)
  • o por necesidad fisiológica (hipoglucemia después de una enorme hiperglucemia, el cerebro te hará sentir mayor atracción por alimentos ricos en azúcar para aumentar rápidamente esa baja glucosa sanguínea).

¿Y sabéis quien es quien mejor sabe todo esto? ¿Quién conoce mejor nuestros comportamientos y gustos? La industria alimentaria.

El cartel del azúcar

Azúcar cartel

Grandes empresas que se mueven al límite de la legalidad, que invierten millones en limpiar su imagen por medio de asociaciones científicas, pagando a científicos y profesionales sanitarios mientras los gobiernos miran para otro lado.

De forma ultra resumida así es como funciona hoy día el negocio de la industria alimentaria.

¿Acaso ves a asociaciones científicas de profesionales sanitarios promover el consumo de manzanas, lentejas o pescado?

¿Por qué se dedican a recomendar galletas (cargadas de azúcar), bollos (cargados de azúcar) y pastillas (con cantidades irrisorias del producto que dicen contener)?

megainutilred dinosaurus azúcar

Hay que ser miope para decir que estos productos son sanos por contener algún nutriente en una ínfima cantidad y de mala calidad y obviar la gran cantidad de porquerías que le acompañan y también lo que estás dejando de comer por consumirlos.

¿Quién paga a estas asociaciones científicas?

Coca-cola

La industria farmacéutica

La propia Sociedad Española de Cardiología reconoce depende de la industria (en más del 50%)

¿Quién promociona los hábitos de vida saludables?

http://www.habitosdevidasaludables.com/empresas.php

No muerdas la mano que te da de comer.

Es bastante simple y evidente el modelo de negocio actualmente: ante la falta de interés por parte de la sociedad/gobiernos por financiar asociaciones científicas de calidad, las propias empresas del sector se dedican a suplir dicha necesidad, a cambio sirven para limpiar la imagen de los productos comestibles industriales que fabrican, poniendo su sello o realizando estudios científicos con claros conflictos de interés.

Dichas asociaciones deberían ser financiadas por socios, gobiernos y cualquier tipo de donación sin ánimo de lucro. Sin pedir nada a cambio, con el único objetivo de mejorar la salud de la población mediante el avance del conocimiento científico en ese sector.

Todo este modelo de negocio está provocando el efecto contrario, pues además son la principal fuente de información de los profesionales sanitarios.

Esto provoca cosas tan peculiares como que profesionales y población piensen que las galletas son un producto saludable, que se llegue a preferir/recomendar el consumo de una pastilla frente a un alimento, o que se deduzca la calidad de un alimento basándose en las calorías que tiene.

¿Quieres saber si eres adicto a algún alimento?

¡Ahora puedes! La universidad de Yale se encargó hace unos años de realizar una escala de evaluación (YFAS) de la adicción a los alimentos basándose en los comportamientos que se tiene hacia los mismos.

Muy similar a los cuestionarios y test utilizados para evaluar la adicción a otras drogas como el alcohol y el tabaco.

Este mismo año han sacado una versión super simplificada  con la cuál podrás evaluar en pocos minutos si sufres adicción a algún alimento.

Y gracias a Luis Jiménez os dejo en el siguiente enlace la escala en español:

Escala simplificada YFAS en español.

Aunque en mi opinión no le daría mucha importancia de momento, aún queda mucho por estudiar en este ámbito, pero es un buen comienzo.

Los problemas de consumir gran cantidad de azúcar…

Los problemas del consumo de alimentos muy ricos en azúcar no son solo los producidos a nivel metabólico que ya hemos visto anteriormente, van mucho más allá.

Y es que hay que tener en cuenta el comportamiento asociado que conlleva el consumo de estos productos, no es solo lo que comes, es lo que dejas de comer, cuando optas por merendar un bollo no solo estás comiendo ese bollo, estás dejando de comer una fruta/fruto seco con gran cantidad de nutrientes beneficiosos.

Además, consumir estos productos hará que tu umbral del sabor dulce aumente, es decir, que para que algo te sepa dulce necesite mayor cantidad de endulzante.

Es aquí donde el sustituir el azúcar por edulcorantes puede seguir suponiendo los mismos problemas, sigues acostumbrado a un sabor muy dulce, todo te sabe mal y necesitas endulzarlo en grandes cantidades, pero dejaré esto para otro artículo.

  • El ser humano posee mecanismos de recompensa que nos impulsan a tomar decisiones.
  • El azúcar entra dentro de este mecanismo de recompensa.
  • El problema viene cuando se consume el azúcar en cantidades anormales como las contenidas en los alimentos artificiales.
  • La industria conoce esta “adicción” al azúcar por eso revienta sus productos con esta sustancia.
  • Los problemas con el consumo de grandes cantidades de azúcar no son solo metabólicos, también de comportamiento.

 

Conclusión: Nunca antes en la historia de la humanidad comer bien había sido tan complicado. Hemos pasado de comer lo que teníamos disponible e irnos adaptando a dicha disponibilidad a tener tantísima variedad y disponibilidad que no sabemos ni que patrón dietético seguir.

El organismo humano no está adaptado a consumir las altas dosis de azúcar (con su fructosa recordemos del anterior artículo) que nos proporcionan los alimentos artificiales.

La culpa no es del azúcar en sí mismo, no es de los hidratos, ni de las grasas, volvemos a lo de siempre, comemos alimentos, formados por distintas proporciones de nutrientes de distinta calidad.

El azúcar ha sido un gran impulso motivador que nos ha empujado a seguir adelante, que nos atrae y nos encanta, pero hay que saber disfrutarlo procedente de los alimentos REALES donde vendrá acompañado de nutrientes beneficiosos y en las dosis a las que estamos adaptados.

Con ello conseguiremos no volver “loco” a nuestro organismo, ofreciéndoles un alimento cuyas proporciones estén dentro de la capacidad de metabolización del mismo.

Es hora de aprender a ver los ingredientes y descubrir que los yogures 0% están cargados de azúcar, que las galletas (aunque sean con avena, integrales) están cargadas de azúcar,…además de otros nutrientes para nada saludables (como aceites refinados).

Los alimentos saludables no son aquellos que se esconden detrás de palabras bonitas o colores suaves, sino aquellos que siempre se han comido, que no requieren de apenas etiquetado ni de una gran campaña de marketing para ser vendidos.

 

Y tú, ¿crees que eres adicto al dulce? ¿Te cuesta tomarte un café sin azúcar o un yogurt natural sin azucarar? ¿No te saben dulces las frutas? ¿Has conseguido dejar de consumir azúcar añadido?

Déjame las respuestas en los comentarios!

Yo también comencé a hacer deporte después de ser bastante sedentario. Pero tras años sin cambios me di cuenta de que en este mundo existían muchas distracciones, así que decidí empezar a investigar por mi cuenta para aprender a focalizarme en lo importante.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete y recibe gratis mi guía para convertirte en un superhéroe, además de contenido exclusivo.

√ Entrenamiento

√ Dieta

√ Hábitos

De los superhéroes, centrado en los principios.

NADA DE SPAM

¡Muchas gracias por suscribirte!

Pero aún te queda un paso más, debes confirmar tu correo a traves del email que te acabamos de enviar.

¡Opina sobre este tema!

Sígueme en Feedly